Etiquetas

maqueta

Categorías

Marcas

IPMS ESPAÑA
ICM-32001 ICM 32001 I-16 type 24, WWII Soviet Fighter (100% new molds)  Ampliar

ICM-32001 ICM 32001 I-16 type 24, WWII Soviet Fighter (100% new molds)

ICM 32001 I-16 type 24, WWII Soviet Fighter (100% new molds)

Más detalles

ICM-32001

Disponibilidad: Disponible

33,24 €

El I-16 en España

 
Dibujo del I-16 Nº. CM-023 pilotado por FG Tinker en el 1.er Escuadrón de Moscas de la Fuerza Aérea Republicana durante la Guerra Civil Española, con el que derribó dos Bf 109B alemanes de la Legión Cóndor.

Con la llegada al puerto de Cartagena del buque soviético de transporte Rostok, en octubre de 1936, se iniciaban las entregas a las Fuerzas Aéreas de la República Española (FARE) de los I-16, cuyo total puede ser calculado en unos 200 de los tipos 5, 6 y 10 –estos últimos conocidos como “Super Moscas”, llegados a partir de marzo de 1938-, incluidos cuatro biplazas de entrenamiento UTI-4).7

Volados en principio por pilotos soviéticos, como unidades independientes, fueron más tarde encuadrados en el Grupo nº 21 de Caza de las FARE. Dicho grupo, normalmente constituido por seis escuadrillas, ampliadas a siete durante la batalla del Ebro, englobaba personal soviético, español y procedente de las Brigadas Internacionales. Pero en las etapas finales de la contienda, las tripulaciones estaban formadas enteramente por personal español.

Las primeras actuaciones de los I-16 en España tuvieron por escenario el frente de Madrid y el frente Norte, en octubre y noviembre de 1936. En combate, se mostraron capaces incluso de hacer frente a las primeras versiones del Messerschmitt Bf 109 y muy superiores a los Fiat CR.32 y a los Heinkel He 51.

El I-16 recibió en las FARE gubernamentales el nombre de "Mosca" se dice que debido a una inscripción del nombre de Moscú(Москва) en cirílico que venia en sus cajas de embalaje, por parte del bando sublevado se le apodó como “Rata”, dicen que por la característica forma de volar de los pilotos soviéticos, que se mantenían a baja altura, siguiendo el contorno del terreno y se lanzaban sobre sus blancos en el último momento. Esta táctica, más el camuflaje gris con el que iban pintados los primeros aparatos (luego se cambió por uno verde), más su corto tamaño, hizo que en el bando sublevado se dijera que los I-16 "salían de las alcantarillas como las ratas".

Para mejorar las prestaciones a gran altitud, los españoles modificaron varios aparatos del tipo 10 instalándoles un motor norteamericano Wright Cyclone R-1820-F54 de 775 hp y un primitivo equipo de oxígeno. Estos aviones así modificados prestaron servicio en la 4.ª Escuadrilla del Grupo nº 21 que, por las mascarillas de oxígeno que empleaban los pilotos -poco más que un simple tubo de caucho-, recibió el sobrenombre de “Escuadrilla del Chupete”. Uno de los problemas que causaba operar a gran altura era que las ametralladoras se congelaban y no funcionaban, lo que se solucionó con un sistema de calefacción que desviaba el aire caliente del motor hacia las armas.

Avanzada la guerra se procedió a su construcción en la fábrica SAF-15 de Alicante, adonde se había trasladado la maquinaria de la antigua Hispano-Suiza de Guadalajara; de esta producción, muy pocos entraron en servicio antes de la conclusión del conflicto.8

Finalizada la guerra fueron recuperados en estado de vuelo 22 “Moscas” que, designados C-8 por el Ejército del Aire, pasaron a constituir el Grupo nº 26 dentro del Regimiento de Caza nº 22. Estos aviones, con base primero en Baleares, recibieron la numeración del 1W-1 al 1 W-21; otros 30, montados en Jerez de la Frontera después de acabada la guerra bajo la dirección del ingeniero Luis Arias, fueron numerados a continuación del 1 W-23 al 1 W-52, siendo reunidos todos los 1 W en Tablada (Sevilla). Algunos de estos aparatos permanecieron en servicio hasta 1953.

Contacte con nosotros

Nuestra línea directa está disponible de L-V de 17:00 a 20:00

Teléfono:669 03 45 93

Póngase en contacto con nosotros mediante email (Pulsando aquí)